Como parte de las acciones estratégicas impulsadas por el Presidente de la República, Nayib Bukele, el pasado 9 de enero se anunció el ”Plan Despegue Económico”, el cual busca reactivar la economía de El Salvador logrando importantes alianzas de mercado con otras naciones.

Parte integral de este plan es facilitar los flujos de comercio por las fronteras terrestres y para ello Migración y Extranjería trabaja en coordinación con la Dirección General de Adunas, dependencia del Ministerio de Hacienda, para garantizar un paso fácil y rápido al transporte de carga.

En una primera etapa, se han integrado los procedimientos de las dos instituciones en la Aduana Terrestre de Metalío, ubicada 30 km antes de la frontera La Hachadura en San Francisco Menéndez, Ahuachapán.

En estas instalaciones se atienden diariamente entre 50 y 100 furgones de exportación, los motoristas presentan las declaraciones aduanales y realizan su control migratorio en el recinto, de esa forma su paso por la frontera no implica ningún tipo de parada adicional.

Por otro lado, el transporte de carga que ingresa a El Salvador con importaciones de otros países, es atendido directamente en la frontera, segregando de esta forma la circulación de los furgones, garantizando un orden más efectivo y seguro.