En marzo de este año el reo José Arnoldo Ramos Hernández, alias Campero, se fugó del penal de Apanteos, Santa Ana. El recluso purgaba una pena de 30 años por delitos de homicidio tentado, violación, robo y privación de libertad.

El sujeto fue interceptado en la República de Guatemala por elementos de la Policía Nacional del vecino país y entregado a las autoridades del Instituto Guatemalteco de Migración, quienes hicieron las coordinaciones con la Dirección General de Migración y Extranjería de El Salvador para realizar la entrega del detenido.

Una vez en El Salvador las autoridades migratorias han derivado el caso ante la Policía Nacional Civil y la Fiscalía General de la República, entidades que seguían la pista del sujeto y quienes llevarán antes los tribunales al ahora ex prófugo.