Cientos de peregrinos se organizan desde hace varios días para asistir a la celebración del “Cristo Negro”, señor de Esquipulas, en Guatemala que cada año reúne a más de 100 mil devotos católicos y turistas, quienes viajan procedentes de los países de El Salvador, Honduras, México y otros de Latinoamérica.

El período comprendido del 1 al 15 de enero del presente año, reporta 46,334 personas que transitaron por la Frontera Anguiatú, con 23,044 entradas y 23,290 salidas, lo que representa un aumento del 22% en comparación a los primeros 15 días del mes de diciembre de 2019 y un 75% comparando el mismo período de enero 2020 con en el mes de noviembre de 2019.

Dicha fiesta patronal se celebra cada 15 de enero, incrementando las salidas de salvadoreños en grupos de excursiones de diferentes zonas del país hacia Guatemala.  La Dirección General de Migración y Extranjería se preparó con anticipación, para atender el aumento de viajeros con la puesta en marcha de la Estación de Pre-chequeo ubicada en la Frontera de Anguiatú, en el departamento de Santa Ana.

Fotografía de “Diario de Centroamérica”.

Las acciones que Migración ejecuta en la Frontera de Anguiatú han dado buenos resultados para los viajeros y no se reportan inconvenientes, haciendo más fácil y ágil el tránsito para quienes se desplazan hasta la Basílica del Cristo Negro, considerada el principal recinto católico de Centroamérica.

En el año 2016 la peregrinación hacia la Basílica del Cristo Negro en Esquipulas, fue declarada como Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.