De acuerdo a las estadísticas de la Dirección General de Migración y Extranjería, desde el 11 de marzo hasta la fecha, un total de 4,007 salvadoreños, extranjeros residentes y diplomáticos han ingresado al país a través de los distintos recintos fronterizos terrestres habilitados a nivel nacional en medio de la pandemia por el COVID-19.

Nuestro país cuenta con ocho recintos fronterizos que se conectan vía terrestre con Guatemala y Honduras, permitiendo el tránsito legal de personas y mercancías. No obstante ambos países, al igual que El Salvador, mantienen cerradas sus fronteras para el ingreso de extranjeros y únicamente se permiten las salidas de los mismos.

Durante este período, el flujo de ingresos ha sido mayormente a través de la frontera Las Chinamas, departamento de Ahuachapán con 1,076 entradas, en segundo lugar la frontera La Hachadura, departamento de Ahuachapán, con 880 y en tercer lugar la frontera El Amatillo, departamento de La Unión, con 863 registros de ingreso.

Desde que se anunció la prohibición de entrada todos los viajeros extranjeros al territorio salvadoreño para contener el riesgo de propagación del virus, Migración y Extranjería mantiene estrictos controles y orden en los flujos migratorios. En el mismo periodo se ha inadmitido un total de 581 personas de origen extranjero, también se redobló la seguridad en las zonas limítrofes a través de las Patrullas Fronterizas en conjunto con el comando Sumpul de la Fuerza Armada y la PNC, localizando a 414 personas que pretendían ingresar irregularmente al país por puntos no habilitados. Además el área de operaciones especiales localizó a otros 41 extranjeros que violaron las leyes migratorias de país.

De esta manera, la Dirección General de Migración y Extranjería, está dando fiel cumplimiento a su misión de resguardar los puntos limítrofes de nuestro país y mantener nuestro territorio con altos niveles de seguridad.