El gobierno de El Salvador ha garantizado la fluidez del comercio internacional de mercancías y el abastecimiento de productos desde que se dispusieron medidas de restricción migratoria, y se extremó la vigilancia fronteriza debido a la pandemia del covid-19.

El flujo total de ingresos y salidas de transportistas de carga internacional en el territorio salvadoreño asciende a 272 mil 961 desde el 11 de marzo hasta la fecha, de acuerdo a las estadísticas de la Dirección General de Migración y Extranjería.

Del total general, se registran 134 mil 439 ingresos y 138 mil 522 salidas de transportistas a través de los distintos recintos fronterizos terrestres que conectan con Guatemala y Honduras, y que son utilizados por los transportistas de mercancías cuyas nacionalidades se reflejan de la siguiente manera: 46.08% de El Salvador, 35.09% de Guatemala 11.30% de Nicaragua, 6.61% de Honduras, un 0.46% provienen de Costa Rica y 0,46% de Panamá.

* Frontera La Hachadura, Se encuentra en el departamento de Ahuachapán a 120 Kms de la ciudad de San Salvador y funge como la principal frontera con Guatemala para el paso de mercadería.

El Presidente Nayib Bukele, a través de la Dirección General de Migración y Extranjería, autorizó la extensión del periodo de permanencia de los conductores de transporte de carga internacional de 3 a 10 días y reciprocidad para optimizar los tiempos de tramitología y descarga de mercancías.

El horario de atención en las delegaciones fronterizas es de 24 horas y el tiempo que demora realizar el control migratorio es de unos dos minutos.

Los transportistas de carga deben mostrar al oficial migratorio su documento de viaje valido y vigente para poder ingresar y transitar por el territorio salvadoreño, cumpliendo las disposiciones sanitarias establecidas por el Ministerio de Salud a través de la Oficina Sanitaria Internacional (OSI) que  se ejecutan a través de la coordinación interinstitucional a nivel nacional y transfronterizo para evitar la propagación del COVI-19.

De esta forma Migración y Extranjería garantiza el tránsito  ordenado y seguro de personas por las distintas fronteras del país, contribuyendo así a la seguridad nacional.