Una de las principales funciones de la Dirección General de MIgración y Extranjería, es realizar el control migratorio de ingreso y salida de personas a territorio nacional.

En el marco de la pandemia de Covid-19 y desde que se implementó el cierre del Aeropuerto Internacional a vuelos comerciales, la institución permaneció en servicio permanente para la atención migratoria a decenas de vuelos humanitarios que formaron parte del plan de repatriación de salvadoreños que permanecían en el extranjero y que no habían podido regresar al país debido a la pandemia de Covid-19 liderado por Cancillería y en el que participaron otras instituciones de gobierno como la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), Ministerio de Salud, Autoridad de Aviación Civil, y el Ministerio de Turismo.

Durante todo el esfuerzo, se atendió un total de 66 vuelos humanitarios y se realizó el control migratorio a 7,199 salvadoreños que regresaron de 48 países.