Un hombre fue denunciado como presunto traficante de personas en frontera San Cristóbal, Santa Ana; el imputado responde al nombre de Óscar Giovanni Raimundo de 31 años.

Un grupo de 5 personas pretendía cruzar hacia el vecino país de Guatemala cuando fueron abordados por oficiales migratorios para hacer consultas de rutina, al notarles cierto nerviosismo al momento de sus respuestas, se decidió realizar entrevistas de manera separada.

En ese momento un padre que era acompañado de su hijo de 9 años, declaró que el implicado, quien era acompañado de su compañera de vida, era quien les conduciría de manera irregular hacia los Estados Unidos y que para ello le había exigido la cantidad de $6 mil de los cuales el día de ayer había entregado la mitad.

Por otro lado, un joven de 19 años, también del grupo, declaró que era segunda vez que sería llevado hasta el país norteamericano por Óscar Raimundo, en su primer viaje le había cancelado la cantidad de $10 mil y en esta segunda ocasión el pago sería el mismo; el joven logró llegar a su destino la primera ocasión, sin embargo fue deportado por las autoridades migratorias de Estado Unidos.

En otro caso, en frontera Las Chinamas, el señor Saúl Azael Rivas del Cid, quien se conducía a bordo de un autobús turístico, pretendía salir del país cuando fue identificado por un oficial migratorio, quien se percató de que el sujeto poseía una alerta migratoria ya que era requerido por el juzgado de instrucción de El Tránsito, San Miguel, por el delito de estafa.

Los sujetos implicados han sido derivados a la Policía Nacional Civil para que puedan seguir el debido proceso ante los tribunales de justicia competentes.