José Francisco Maravilla, es un salvadoreño que retornó de Estados Unidos en el año 2008. Residió por varios años en Houston Texas, y regresó a El Salvador debido a su permanencia en condición irregular en el país norteamericano.

 

Luego de su retorno al país y, gracias a su preparación académica, José encontró una oportunidad de empleo para quedarse, fue así como logró trabajar en el Centro Escolar, Caserío Los Llanitos en la Isla de Méndez, Usulután. Actualmente, es el Director en este centro de estudios que brinda educación a los párvulos y niñez hasta el sexto grado.

 


En tono de agradecimiento, José relata que gracias al Gobierno Salvadoreño, muchos niños culminan sus estudios de educación básica y bachillerato, ya que el Gobierno les brinda transporte gratis para que puedan ir a otras escuelas y continuar con su formación académica.


Acompañado de los estudiantes del Caserío Los Llanitos, José, asistió al Festival para el Buen Vivir, Gobernando con la Gente que llegó a los habitantes de las comunidades del Bajo Lempa en Usulután, este sábado.

Aprovechó la oportunidad para acceder a los diferentes servicios que las instituciones del gobierno brindan, y la principal motivación de sus alumnos fue el recibimiento de un donativo de las lempitas, Programa Presidencial Una niña, Un Niño, Una Computadora que impulsa el gobierno del Presidente Sánchez Cerén y que tiene como meta dotar de equipo a todas las escuelas del país.

A una década de su retorno, este salvadoreño manifiesta que en el país si existen las oportunidades para quedarse, sin necesidad de exponer la vida en busca del “sueño americano”.