En cumplimiento a las a líneas estratégicas establecidas en el Plan Quinquenal del Gobierno del Presidente, Sánchez Cerén, específicamente la estrategia 9.2 que subraya la promoción del respeto y protección de los derechos humanos de las personas salvadoreñas migrantes y de su familia, este día la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) presenta el Protocolo de Recepción y Atención Inmediata para la Población Adulta Salvadoreña Retornada “Programa Bienvenido a Casa”.

El protocolo se construyó con el aporte y participación de las 8 instituciones de gobierno que a través de su competencia en el proceso de recepción de las personas adultas retornadas consolidaron en un solo documento las líneas de acción y estrategias con el único fin de dignificar los derechos humanos de las personas migrantes. Esta herramienta se construyó con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El proceso de recepción de las personas adultas retornadas actualmente constituye un modelo que ofrece, en un principio una cálida bienvenida y orientación, alimentación, acceso a llamadas telefónicas y wifi , atención médica, un paso obligatorio para niños de 0 a 3 años, mujeres embarazadas, personas adultas mayores, con discapacidad y personas retornadas que hayan sufrido algún accidente durante la travesía. También se ofrece atención psicosocial a través de grupos segmentados, atención a la niñez y adolescencia por medio de equipos multidisciplinarios.

Además se hace la toma de denuncias en aquellos casos que las personas retornadas hayan sido vulneradas en alguno de sus derechos a través de la Policía Nacional Civil (PNC), Ministerio de Relaciones Exteriores, éste último Ministerio se encarga de brindar asistencia a las personas que requieren una oportunidad laboral o de algún tipo de reinserción después del retorno.

La Dirección General de Migración Y Extranjería (DGME) también ofrece transporte a las diferentes terminales y ayuda económica en concepto de pasajes a las personas que tienen que movilizarse al interior del país, ya que en la mayoría de los casos las personas regresan con sus manos vacías.

Hasta el 25 de febrero de 2019, la entidad migratoria registra una reducción del 0.8% en la cantidad de personas adultas retornadas con respecto al año 2018.