Ante la situación de la caravana de personas salvadoreñas que salieron ayer del país con rumbo hacia Estados Unidos, el Gobierno de El Salvador articuló un sistema de atención y protección antes, durante y después del recorrido que hicieron estas personas con rumbo a las fronteras terrestres: La Hachadura y San Cristóbal.

Diferentes instituciones del Gobierno desde sus competencias informaron a la población que conformaba las caravanas sobre los riesgos de migrar de forma irregular, también asistieron a las personas con alimentación, agua y sobretodo se articuló un sistema de seguridad durante todo el recorrido por la Policía Nacional Civil (PNC).

En las fronteras: La Hachadura y San Cristóbal se coordinó un sistema de atención especial para la niñez y adolescencia, adultos mayores y mujeres vulnerables, desde las competencias del ISNA, CONNA, ISDEMU, OLAV y otras dependencias gubernamentales así como organismos internacionales y actores de la sociedad civil.

El flujo migratorio registrado por las autoridades de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) en frontera La Hachadura fue 2 mil 432 personas, de ese total 1 mil 49 se contabilizaron como parte de la caravana en la mayor parte adultos (1,019) y 30 niñas, niños y adolescentes.

Mientras que en Frontera San Cristóbal el flujo registrado fue de 1 mil 965 personas de las cuales se identificaron a 729 personas como parte de la caravana, de esa cantidad 701 fueron personas adultas y el resto (28) niñez y adolescencia.

El resultado del trabajo de las instituciones para desestimular a las personas para viajar de forma irregular generó 187 retornos voluntarios en Frontera La Hachadura, en su mayoría de niñez y adolescencia (104) y 83 personas adultas.

En San Cristóbal 81 personas desistieron de seguir en el viaje, de estos 35 fueron personas adultas y 46 niños, niñas y adolescentes. Estas personas recibieron atención por parte de las autoridades de Migración, quienes brindaron transporte y acompañamiento a los lugares de origen de las personas.

Para dar respuesta a este flujo, la entidad migratoria también ejecutó un plan alternó en las ventanillas del chequeo migratorio y además se habilitó ventanillas para atender a grupos familiares y niñez y adolescencia.

La Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) al igual que las instituciones que trabajaron conjuntamente para atender esta población son garantes del respeto de las personas y sobretodo reconoce que la migración es un derecho humano siempre y cuando se realice de manera regular, ordenada y segura.

San Salvador, jueves 1 de noviembre de 2018