Todos los días las puertas de la Dirección de Atención al Migrante, lugar donde se atiende a los salvadoreños retornados, permanecen abiertas a la espera de los salvadoreños que en su intento por llegar a Estados Unidos tendrán que volver y los que residieron por un buen tiempo en el país del norte, y por su condición irregular, también les tocará regresar.


Hasta el 10 de mayo, la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) recibió a 8 mil 658 salvadoreños retornados, en su mayoría de Estados Unidos (5,098), seguido de 3 mil 524 procedentes de México y en una escala menor a 36 personas de otros países como Canadá, Costa Rica y Panamá. Comparado al año 2017, las cifras marcan una reducción del 26.3%, ya que durante ese año se atendieron a 11 mil 742 personas.

Entre las principales causan que motivan la migración de los salvadoreños destaca el factor económico, la reunificación familiar y, muy estrechamente, los problemas de inseguridad, según se desprende de las entrevistas que Migración realiza cuando los salvadoreños llegan al país. Así también lo reconocieron autoridades del Gobierno Salvadoreño y funcionarios internacionales durante el “Encuentro Regional sobre la Reintegración de las Personas Migrantes” que se realizó esta semana en El Salvador.


La tendencia a la baja en las deportaciones se registra desde el año pasado, cuando las cifras alcanzaron una disminución histórica de más del 50%, ya que se recibieron a 26 mil 838 personas, en comparación a las 52 mil 938 que retornaron durante el año 2016.

Del total de personas que regresaron a El Salvador en 2017, 24 mil cuatro retornaron vía aérea, desde Estados Unidos y otros países, mientras que vía terrestre regresaron 28 mil 934 salvadoreños entre hombres, mujeres, niñas,  niños y adolescentes.