El plan contará con la participación de distintas instituciones gubernamentales y busca agilizar el tránsito de personas, mercancías y medios de transporte por las distintas fronteras del país.

El Gobierno de la República implementará un plan interinstitucional de contingencias en las fronteras terrestres, aéreas y marítimas del país durante el período vacacional de agosto comprendido del 1 al 6 de agosto de 2017 para garantizar el paso ágil ante el incremento del tráfico de personas, mercancías y vehículos que se presenta durante este período vacacional.

Conferencia de prensa

El plan establece un trabajo coordinado entre la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), la Policía Nacional Civil (PNC) y la Dirección General de Aduanas (DGA).

El plan ha sido elaborado bajo la supervisión de cada una de las instituciones competentes y busca coordinar todos los esfuerzos institucionales que se ejecutarán desde el martes 1 de agosto al domingo 6 de agosto.

Además este plan busca la implementación de dispositivos de seguridad en las fronteras para proteger la integridad de las personas que ingresen o salgan del país e incluye la facilitación de atención médica a viajeros o usuarios.

Las acciones incluyen además la ampliación de servicios, se atenderá la emisión de pasaportes en período vacacional, así como la revisión de actas notariales para el viaje de niños, niñas y adolescentes, así como el pre chequeo para beneficiar a los excursionistas.

Conferencia de prensaEl Director de Control Migratorio, Herbert Hernández indicó “para reforzar las fronteras y contar con los equipos necesarios para atender a la población vacacionista, los turnos de los oficiales de migración han sido modificados y se ha reforzado el personal en los puntos fronterizos de mayor afluencia de personas”.

Estas acciones coordinadas son parte del compromiso institucional para garantizar a las personas nacionales y extranjeras disfrutar las vacaciones de forma ordenada, eficiente y  sobretodo segura, y ante cualquier emergencia o circunstancia que altere el normal desarrollo de los servicios en los puntos fronterizos se pueda  movilizar recursos para brindar a los usuarios una atención segura y ágil.